Archive | junio, 2008

24 junio 2008 18 Comments

Anochecer en Marte…

Anochecer en Marte...

_
Bajo un ambiente tóxico,
en completa soledad,
a millones de kilómetros de casa,
en mi imaginación…

Apuro mi cerveza,
expulso el humo de mi cigarro,
mientras pienso en lo que dejé atrás,
en mi planeta natal.

El periplo errático,
parajes inertes,
en los que sigo buscando
algún resto de vida.

Tuve que marcharme
del mundo mundanal,
para aislarme en Marte
y poder así pensar.

Observo bajo el cielo rojo
el ocaso de un sol más distante,
llega la noche a Marte
y se hace el silencio.

Escuchando:
Marte – (Sistema Pecera)

Marte siempre ha sido uno de mis temas fetiche. Como todo lo que tiene que ver con el cosmos en sí.

Esta fotografía, tomada desde el suelo marciano por la sonda “Opportunity” me parece bella y aterradora, fascinante y escalofriante.

¿Llegaremos allí algún día? Casi da pena pensar que sí… clickear la foto para verla en grande e imaginaros el silencio y la calma total que transmite.
Es como estar allí.
Marte es el título de una de mis composiciones con el grupo de rock sinfónico instrumental “Sistema Pecera”. Puede que algún día lo cuelgue, para que lo escuchéis. Lo cierto es que la foto le pega a la música que escribí hace ya más de 12 años.
Salud/OS!

18 junio 2008 16 Comments

La chispa adecuada…

La chispa adecuada

_
Parafraseando el título de esa gran canción de Héroes del Silencio,
debo afirmar, a modo de mea culpa,
lo difícil que me resulta en ocasiones
iniciar algún poema o reflexión.

Motivos no me faltan,
pero siempre echo de menos
el desencadenante que permita la mezcla perfecta
entre combustibles y comburentes.

Por lo general suelo pasar por vuestros rincones,
y asimilando de forma personal
todo aquello que plasmáis,
doy lo mejor de mi mismo en todas mis respuestas.

El caso es que la hoja en blanco,
aliada en ocasiones a la hora de conseguir grandes logros,
delirio creativo, virginidad de estrofas,
pensamientos y poemas…

…está volviéndose en mi contra por no conseguir esa chispa adecuada.

Tal vez necesite arrancar todos los cables
y hacerle un cambio de bujías a mi pobre inspiración.

Escuchando:
Just Keep Passing the Open Windows – (Queen)

13 junio 2008 15 Comments

YA!

Fluvi & Expo.
_
La suerte está echada, amigos.
Demostraremos al mundo de lo que es capaz esta ciudad.
Arrinconearemos y les quitaremos la razón a los boinaroscas, a los pesimistas, a los amargados, a los que pensaron que esto no servía para nada, a los que sabotearon los ánimos, la vocación y toda la intención desde dentro, a los incrédulos… cuyo reinado de terror llega hoy a su fin, pese a quien pese y caiga quien caiga.
Vamos a cerrar muchas bocas y a dejar muchas más abiertas. Subamos al futuro.
Zaragoza, el primer día del resto de tu historia, empieza HOY.
¡¡A POR TODAS!!
Estoy que no quepo en mi mismo.
El pecho enchido de orgullo zaragozano.
Os esperamos en estas orillas del ebro.
Salud/OS!

Escuchando:
Llegará la Tormenta – (Amaral)

5 junio 2008 14 Comments

Aguaaªaaªa!!


_

Aquí tenéis un vídeo grabado, cual callejeros, a pie de calle… Sobre el puente de Santiago en mi amada Zaragoza.
Lo que se muestra es el estado en el que baja el río Ebro en la actualidad a su paso por la ciudad.
Si bien no es tan exagerada esta crecida como la del pasado año 2007, en la que el nivel llegó a los 5 metros y medio (veréis el medidor de altura), lo cierto es que cada vez que sobrepasa los 3 metros, es espectacular.
También me gustaría puntualizar que esto en realidad es una situación EXCEPCIONAL. Lo digo porque en seguida se juega con la demagogia y lo de los trasvases. Siempre que salen imágenes del Ebro así a su paso por Zaragoza, salen después parajes desiertos en el Levante. Y aquí mismo, a escasos 50 kilómetros, tenemos el desierto de los Monegros. Insisto en lo de la situación EXCEPCIONAL, ya que durante el estiaje, sobre finales de julio y agosto, el río era un chorrico sin vida que da pena verlo.
Para evitar esa desoladora imagen, y con motivo de la Expo, se construyó un azud (una especie de presa) para retener el agua a su paso por la ciudad y crear una lámina de unos 2 metros de altura en todo el recorrido urbano del río.
Lo cierto es que se han arreglado las riberas, y por fin la ciudad ya no vive de espaldas al río. El río se ha convertido en la avenida principal de Zaragoza.
Ya véis el color marrón del agua. Parece un cortado, un batido de chocolate. Esto se debe a la cantidad de barro y troncos que va arrastrando por su paso.
En medio del puente de Santiago, hay un pilote que sujeta los dos arcos en la base, en el lecho del río. Es espectacular ver romper el agua ahí.
En esta ocasión, descaradamente a más no poder, barro para casa.
Me encanta mi ciudad y me encanta el río Ebro.
Todavía tengo pendiente la experiencia de ir a verlo nacer.
Pero, como tengo que pasar por él 4 veces al día, 5 veces por semana, hoy me llevé la cámara y guardé esto para que lo viéseis.
Merece la pena.
También habréis visto el enlace a la página de la Expo. Ya no falta nada… a ver si os animáis y venís para la Ciudad Inmortal.
Y os llevamos de tapitas, cervecitas, juerga y demás.
Salud/OS!

Escuchando:
Zoo Station – (U2)

2 junio 2008 10 Comments

Retazos de infancia.

Guineueta Vella
_
Querría pensar en amaneceres tardíos, en tostadas con mantequilla untadas en “tazones de pueblo” con leche entera.
En caracoles disfrutando de una lechuga remojada bajo el grifo mientras les dedicaba canciones en la galería, cuando todos dormían.
En barrios conflictivos que eran más tranquilos de lo que se suponía en un principio.
Ventanas que daban a huertos a la ladera de la montaña, con el Tibidabo allí a lo lejos.
Cochecitos en miniatura precipitándose al vacío por el balcón y aquellos disgustos.
Los primeros recados. Los primeros amigos. La novedad de todo.
Habitaciones empapeladas con nubes blancas sobre fondo azul, donde se dormía y se soñaba.
Esperar la llegada de mi padre del trabajo. Siempre me traía algún juguete.
Aquella pantera rosa con brazos de alambre. Aquél pingüino sonriente.
Aquella casita de madera colgada en la pared con figuritas.
El cuarto de estar, la televisión en blanco y negro, roja y blanca por fuera.
Mi madre preparando la merienda, aquél número de teléfono con tantos números tres…
El ensordecedor estruendo del “47″ al subir la cuesta de mi calle.
Las puertas de aluminio dorado que hizo mi abuelo Jesús… el recibidor forrado en corcho.
Las vueltas por la casa en el triciclo…
Veranear en Zaragoza. Vivir en Barcelona.
Y la de cosas que me dejo…
Recuerdo con cariño mi infancia.
Aquél tiempo se fue. Pero aunque el pasado y el futuro no existan,
en ocasiones estas imágenes vuelven a mi mente, como un Jedi fallecido,
como un holograma que me recuerda de donde he venido
y hacia donde tengo que ir.

PD: Ayer celebramos 10 años de relación y 1 de matrimonio mi niña y yo.
Quien os diga que el amor no es maravilloso, tachadlo de embustero.

Escuchando:
One Night in Bangkok – (Murray Head)